martes, 20 de marzo de 2018

Baklava de pistachos, nueces y avellanas ( 61º Desafío en la cocina)



Este mes toca desafío dulce y la boss que nos lo ha propuesto es Rocío del blog "Chismes y Cacharros"

Baklava es un pastel tradicional de la cocina árabe, donde se sirve acompañado de té o café.

En casa nunca lo habíamos probado y nos ha sorprendido lo bueno que está. Claro que he tenido que repartir a familia y amigos, ya que hay que ir pensando en la operación bikini...jejeje

Yo los he cortado en cuadrados y me salieron 20 baklavas. Pero los podéis cortar del tamaño que deseéis. 



Ingredientes:

250 gr. de masa filo
125 gr. pistachos tostados sin sal
125 gr. de nueces
125 gr. de avellanas
50 gr. de azúcar moreno
1 cdita de canela
1/2 cdita de nuez moscada
100 gr. de mantequilla derretida
unos pistachos picados para adornar



Para el almíbar:

150 gr.de miel
120 ml. de agua
70 gr. de azúcar moreno
2 cdas. de agua de azahar
zumo de 1 limón



Elaboración:


Ponemos en la picadora los pistach
os, las nueces, las avellanas, el azúcar, la canela y la nuez moscada. Lo picamos procurando que no nos quede demasiado triturado.

Lo echamos en un bol y reservamos.

Ahora ponemos la mantequilla en un cazo y derretimos al fuego.

Yo he utilizado un molde rectangular de 20 x 30 cm.

Con un pincel pintamos el fondo y las paredes del molde con la mantequilla derretida. 

Ponemos cuatro láminas de masa filo del tamaño del molde, de una en una y pincelando con mantequilla cada una de ellas.

Ponemos encima de las láminas un tercio de frutos secos que teníamos reservados, y los extendemos bien por todo el molde.

Ponemos otras tres láminas de masa filo, pintando cada una de ellas con mantequilla y volvemos a echar un segundo tercio de los frutos secos.

Repetimos lo mismo con otras tres láminas de masa filo e incorporamos el resto que nos queda de frutos secos.

Cubrimos con cuatro o cinco láminas realizando el mismo proceso, y con un cuchillo bien afilado lo cortamos en porciones cuadradas.

Lo metemos en el horno que tendremos precalentado a 180º durante unos 25-30 minutos.

Mientras que el baklava está en el horno vamos a preparar el almibar:

En una cazuela ponemos el agua junto con la miel, el azúcar, el zumo de limón y el agua de azahar. Calentamos hasta que comience a hervir y dejamos a fuego suave, removiendo de vez en cuando durante unos 10 minutos.

Cuando el baklava esté horneado lo sacamos y vertemos el almíbar caliente por encima.

Adornamos con los pistachos picados que teníamos reservados y....a disfrutar de este rico pastel.


Al morder un bocado...el crujir de la masa es espectacular!!!!


Estoy deseando ver los Baklavas de mis compañer@s. Aquí

DESAFÍO EN LA COCINA
El próximo mes el desafío será salado

2 comentarios:

  1. Te ha quedado ideal. Ya lo había probado, pero comprada en la tienda turca.
    Quizás me anime y hago tu receta.
    Besos,

    ResponderEliminar
  2. Madre del amor hermoso, babeo viéndolos, te han quedao de vicio :)

    ResponderEliminar